La encontré

La encontré ahí tirada,En un medio de este horrible mundo,Sin vida sin alma,La encontré acostada,El frió del suelo, no le causo ningún desvelo,La encontré después de un largo día,Parecería que simplemente dormía,Ojos que cerró un ser desalmado,Le encontré blanca como siempre,Por su muerte estoy a punto de ser un demente,Quisiera verla viva nueva mente,Quisiera ver de nuevo su sonrisa,La encontré más suave que nunca,Me acerque y tome su nuca,Las huellas del crimen ahí estaban,Seguro el asesino su belleza detestaba,Le encontré en esa calle en la que la conocí,En ese mágico lugar al que ahora vengo a sufrir,Mirarla ahí sin vida, sin alegría,Encontrar que triste para mí ha sido, no poder decirle adiós,No poder haber sentido su ultimo suspiro.



Anuncios
  1. Escribir permite desnudar un espacio de nuestra alma y lo demuestras en este post.

    Bello escrito,

    Cati Restrepo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: