VIDEOS PARQUE BOLIVAR

“La ciudad conquistada” Espacios públicos de Medellín.

“La ciudad conquistada”
Espacios públicos de Medellín.

Plaza botero.
Barrio Moravia.

Por
Paula Andrea Arango Hoyos
Daniel Peláez Chaverra
Alexis García Ahumada
Mónica Elejalde
Sara Ortega

Materia: antropología cultural.
Docente: Ángela Garcés Montoya.
Fecha de entrega: 13 de septiembre del 2010.

Universidad de Medellín
2010

LA CIUDAD CONQUISTADA

OBJETIVO GENERAL: Percibir, conocer y entender la dinámica cultural de los ESPACIOS PÚBLICOS urbanos de Medellín en la perspectiva de TURISMO CULTURAL.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:
– Identificar y contrastar los ESPACIOS PÚBLICOS de Medellín en relación con las nociones de espacio público, apropiación del lugar y gestión institucional.

– Conocer y aplicar algunas técnicas del Método Etnográfico como observación a distancia y participante, recorridos urbanos, historias de vida, registro visual.

– Reconocer las diversas formas de apropiación y valoración del espacio público por Instituciones públicas y privadas, organizaciones sociales y comunidad en general.

ESPACIO PÚBLICO: PLAZA BOTERO.

GESTIÓN INSTITUCIONAL.
Referente histórico de Medellín, fue construido a mediados del siglo XIX. Aún hoy se conservan algunas de las casas de gran valor arquitectónico, donde residían las familias prestantes de la ciudad. El restaurado Teatro Lido es otra de las joyas de la arquitectura que engalanan la zona, pero la edificación dominante allí es la Catedral Basílica Metropolitana, imponente edificación cuya construcción se realizó entre 1875 y 1930. A este parque, con la escultura Bronce Ecuestre del Libertador Simón Bolívar, obra del italiano Eugenio Maccagnani, confluye el Bulevar de Junín. Gracias a su arborización con numerosas especies nativas, es uno de los pulmones en el centro de Medellín. Es visitado todos los días por cientos de personas, pero especialmente las mañanas de los domingos, cuando la Banda Sinfónica de la Universidad de Antioquia interpreta al aire libre, en la llamada ‘Retreta del Parque’, lo mejor de su repertorio; o el primer sábado de cada mes, con el ‘Mercado de San alejo’, tradicional muestra artesanal, bastante concurrida.

TEATRO LIDO:
La historia cultural, artística y cinematográfica de Medellín ha pasado por este teatro desde 1945, cuando se inauguró. Ubicado en el costado oriental del Parque Bolívar, en el centro de la ciudad, se restauró en el 2007, y desde entonces acoge espectáculos de pequeño formato; su capacidad es de 1.100 espectadores. Por el tipo de construcción y su estrecha relación con la cultura de la ciudad es considerado Patrimonio Arquitectónico y Cultural de Medellín.

CATEDRAL BASÍLICA METROPOLITANA:
Se necesitaron más de 55 años para terminar su construcción, iniciada en 1875 y finalizada en 1930, gracias a la intervención del arquitecto francés Carlos Carré. Ubicada en el costado norte del céntrico Parque Bolívar, se afirma que es la iglesia más grande del mundo construida en ladrillo cocido —con cerca de 1.120.000 de ellos—. Su arquitectura románica alberga obras de arte y de arquitectura muy apreciadas por los conocedores, como las vidrieras españolas, el baldaquiano y el púlpito, las fuentes de agua bendita en mármol, entre muchas otras. Su órgano Walker es ya una joya de colección. En el Altar del Santísimo se halla la obra El Cristo del perdón, del pintor Francisco Antonio Cano, uno de los atractivos más visitados de la Catedral.

MERCADO DE SANALEJO:
Artesanos y mercaderes ofrecen, en el Parque Bolívar, el primer sábado de cada mes, las mejores artesanías: collares, pulseras, aretes, sombreros, decoración para el hogar, plantas para el jardín, prendas de vestir y todo tipo de recuerdos. Niños, jóvenes y adultos, antioqueños y visitantes, disfrutan este mercado multicolor y multicultural, una verdadera tradición entre los paisas.
Al parque bolívar lo antecede la Calle Junín: Es una de las calles más viejas de la ciudad de Medellín, se construyó antes de los años 30. Esta calle se encuentra cerca de la Playa en la Carrera 49 y la conforman centros comerciales, cafés, restaurantes, ventas callejeras, toda clase de productos y servicios, porque allí se encuentra desde flores, dulces, hasta artesanías y ropa de todas las tendencias de moda.
Algunos almacenes ofrecen ropas de todas las marcas, colores y tallas, es decir, para todos los gustos; y otros ofrecen artesanías, accesorios, adornos, juguetes o teléfonos celulares. Y si las personas que van allí no desean comprar este tipo de utensilios, pueden disfrutar de los restaurantes y heladerías. El Boulevard es uno de los pocos centros comerciales del centro de Medellín que ofrece compras y entretenimiento.

luctos
http://www.antioquiadigital.com/

Una entidades que adoptan o apadrina este lugar es la alcaldía de Medellín.
La alcaldía se encarga de prestarles atención a las personas que allí trabajan (a los vendedores ambulantes) brindándoles comodidad y una mejor presentación de los servicios que se brindan en este parque, ya que les ofrecen mini locales para que así el espacio público se mas agradable a la vista y para la comodidad de los propio vendedores. La alcaldía también está pendiente con la Secretaria de Cultura Ciudadana. Para brinda su aporte cuando se realizan eventos culturales en este espacio público.

SITUACIÓN ACTUAL.
El parque bolívar es un referente de la historia de nuestra ciudad, pero a su vez es referente de inseguridad.
En el recorrido se pudo observar personas de la tercera edad, que visitan habitualmente el lugar como una forma de encuentro con otras personas de su edad.
Hay en el parque personas de que por lo regular son mayores de edad, los pocos menores que uno se puede topar están en el ejercicio de la prostitucion.
Aledaño al parque hay vares de uso frecuente de personas que escuchan música” popular”.
En el parque además de las personas de la tercera edad, se reúnen jóvenes de toque rockero a consumir drogas. Y los días de san alejo se reúne los hippies y artesanos para vender y comprar las populares artesanías.
Este parque por su iglesia y los negocios a su alrededor se convierte en paso obligado para miles de personas que en un día laboral o de estudio deben pasar por él.
La iglesia convoca un buen número de feligreses en busca de la redención y las cantinas borrachines en busca de placeres terrenales.
De lo que era un parque y un pasaje comercial emblema de la sociedad aristócrata de Medellín, solo que el recuerdo, hoy en día el parque bolívar no es para nada sitio de ricos ni mucho menos de las elites intelectuales.
Un parque que en cierta forma conserva bastante de esa vida bohemia y loca de una ciudad que busca el progreso pero que esta atada al pasado.
En el parque se pueden reunir personas de diferentes identidades culturales pero hay una clara mayoría de población adulta, que ha encontrado en este lugar una forma de estar tranquilos durante varias horas sin hacer absolutamente nada. En los al rederos del parque se encuentran negocios de tipo turístico como AVIATUR, bastantes ópticas, y algunos lugares para comer.
Lo que demuestra que a pesar de los problemas o prejuicios que se tengan de este lugar es muy visitado.
Buena parte de la población que se acercan al parque lo hace en búsqueda del teatro lido, uno de los teatros emblemáticos de nuestras ciudad y que durante años ha sido el centro de exhibición de majestuosas obras teatrales. El teatro es apoyado por la alcaldía de Medellín, quien compro las boletas de todo este año, para que las personas de cualquier clase social puedan entrar a ver lo mejor del teatro nacional y local.
Las personas que frecuentan el parque ven una situación de permanente inseguridad.
“Por acá atracan mucho, hay viciosos que buscan dónde comprar la droga y hay prostitución”, dijo María Amparo Martínez, vendedora ambulante de tintos en el sector.
El Parque Bolívar parece ser un centro de delincuencia, pero es una forma de teatro a pequeña escala de las problemáticas sociales de Medellín.
La policía se convierte en una forma de excluir lo que para la sociedad son delincuentes, pero también las personas diferentes.
Si bien el parque es libre y se reúnen personas de diferentes puntos de vista de todas formas no se deja de sentir la persecución a los jóvenes sobretodos señalados de marihuaneros y que tienen gustos musicales diferentes.
http://www.eltiempo.com/colombia/antioquia/ARTICULO-WEB-PLANTILLA_NOTA_INTERIOR-6545607.html

DESCRIPCIÓN DE EL ESPACIO PÚBLICO.
– conocimientos previos sobre el espacio público: ubicación geográfica, importancia en la trama urbana de la ciudad
El Parque Bolívar, es un parque urbano ubicado en plena zona céntrica de la ciudad Medellín, Antioquia. Fue inaugurado en 1892 y nombrado así en homenaje al libertador Simón Bolívar, pero no fue sino hasta 1923 que se colocó en todo su centro la estatua de este, obra del escultor italiano Giovanni Anderlini.
El parque equivale a dos manzanas, tiene aproximadamente unos 10.395 metros cuadrados de área, distribuidas entre zonas verdes y pavimentadas y posee una densa y variada arborización, con numerosas especies nativas. Además, cuenta con bancas, fuente de agua, esculturas y demás elementos típicos que se encuentran en un espacio público como este.
Las vías que enmarcan al Parque de Bolívar son: por el occidente la carrera 49 (Venezuela), por el oriente la carrera 48 (Ecuador), por el sur la calle 54 (Caracas) y por el norte da con la fachada principal de la catedral.
Este espacio urbano es un sitio emblemático de la ciudad, con simbolismos históricos y culturales. A su alrededor se localizan varios sitios culturales de la ciudad: en el costado norte la Catedral Metropolitana de Medellín y en el costado sur oriental está el Teatro Lido (restaurado en 2007, administrado por el Ballet Folclórico de Antioquia), y también pueden ser apreciadas algunas de las viejas casas que en el pasado conformaron el sector residencial más lujoso del Centro. Todos los tres primeros domingos del mes, a las 11:15 a.m. la Banda Sinfónica Universidad de Antioquia ofrece su tradicional Retreta dominical o del parque y el primer sábado de cada mes se celebra el mercado artesanal de San Alejo. También, es frecuente encontrar en el parque presentaciones de teatro callejero, cantos populares, cuenteros y demás manifestaciones urbanas
Las vías que enmarcan al Parque de Bolívar son: por el occidente la carrera 49 (Venezuela), por el oriente la carrera 48 (Ecuador), por el sur la calle 54 (Caracas) y por el norte da con la fachada principal de la catedral.

– descripción del antes y del ahora del espacio público seleccionado: intervenciones de las que ha sido objeto.
Gracias a los programas sociales y a la fuerte presencia de la policía, el sector se está recuperando, la seguridad ha mejorado notoriamente, el parque ha recuperado su vitalidad, diariamente es visitado por personas de todos los sectores sociales y edades quienes conversan, debaten y polemizan sobre diversos temas. Además los fines de semana es el lugar predilecto de esparcimiento para muchas parejas y familias.
En el marco del parque hay 15 edificaciones consideradas Patrimonio Arquitectónico de Medellín, las cuales, datan desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, constituyendo un catálogo de la historia y transformación que ha sufrido este sector de la ciudad. Por lo cual, se busca rescatar dicho patrimonio de gran importancia en la memoria de la ciudad.

– elementos característicos del espacio físico que lo identifican: patrimonios asociados; calle de acceso; prácticas, acciones y actividades propias del espacios público. patrimonio cultural: tangible / intangible.
Estatua de Bolívar: La idea la promovió Pablo Echavarría, Su ejecución se resolvió en 1919. Se trata de una estatua ecuestre o sea que representa a Bolívar de cuerpo entero montado en caballo de batalla. El diseño fue realizado por el escultor italiano Giovanni Anderlini. La estatua fue despachada de Génova para Medellín, primero por vía marítima, luego fluvial por el rió Magdalena y terrestre por el Ferrocarril de Antioquia, todo el transporte fue gratuito. Las compañías de navegación que transportaron la escultura fueron: La Veloce y la Compañía Antioqueña de Transporte. El obrero Lázaro Cardona transportó la estatua de la estación del Ferrocarril al parque.
Busto de Fidel Cano Gutiérrez: En 1925 se instaló y se inauguró en el Parque de Bolívar el busto del periodista antioqueño Fidel Cano Gutiérrez, fundador del periódico El Espectador (el más antiguo de Colombia, el cual nació en Medellín). La escultura es obra del maestro Francisco Antonio Cano, y fue impulsada y financiada por la Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín.
Busto Guillermo Cano Isaza: La escultura es una obra inédita del maestro Rodrigo Arenas Betancourt, en homenaje al ex director de El Espectador Guillermo Cano Isaza, ubicada en el costado oriental, justo al frente del Teatro Lido. El busto fue inaugurado el 3 de mayo de 2007 por el entonces alcalde de Medellín Sergio Fajardo Valderrama, como uno de los actos principales del Día Mundial de la Libertad de Prensa (UNESCO). Este actual busto es el reemplazo de otro, el cual había sido volado el 12 de abril de 1987 por el extinto cartel de Medellín.
Placa de James Tyrrel Moore: La placa realizada en bronce fue hecha por el maestro Jorge Marín Vieco, es de forma rectangular, cuenta al lado izquierdo con el rostro de perfil de Moore y al lado derecho una leyenda de agradecimiento. La placa esta puesta de forma inclinada sobre un pedestal de cemento al lado sur oriental del Parque. Fue inaugurada el 29 de noviembre de 1942 por la Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín, y el discurso lo pronunció el historiador Julio César García Valencia.

DIVERSIDAD CULTURAL
La diversidad de culturas en el parque de bolívar se evidencia desde el mismo momento en que uno hace su aparición en dicho lugar.
Se pueden observar sin mucho esfuerzo desde los humildes venteros hasta las prostitutas que venden sus servicios al frente de la casa de dios.
Es curioso la forma que se desenvuelven los que para mi son habitantes de este reconocido lugar de la ciudad. Si me parece Curioso poder observar una de las iglesias más grandes de la tasita de plata y al mismo tiempo la decadencia de una ciudad que párese estar en decadencia perpetua, como si vivir para el placer fuera lo único que los habitantes de Medellín supieran hacer.
Es un lugar en que se reúnen los viejos a recordar cuando esto era uno de los lugar favoritos de la elite paisa, un lugar de música y comida solo para unos pocos y de drogas para unos muchos.
Un parque que nos muestra todavía esa cara de Medellín que se divide entre el pueblo y la urbe capitalizada.
Entre los negocios y las drogas se puede escuchar música del charrito negro, Darío Gómez y del inmortal Carlos Gardel. En medio de esos sonidos de otros tiempos, en esas canciones que hablan del amor, del odio, del rencor, Que el mundo fue y será una porquería ya lo sé… (¡En el quinientos seis en el dos mil también!).
El san alejo es una forma de darle una vida y aire distinto a un lugar tan tradicional como el parque bolívar. En el se dan cabida diferentes formas de pensamiento artístico de la ciudad, como lo son los que en su momento fueron conocidos como hippies y que hoy simplemente hacen parte de esa masa de mechudos de nuestra ciudad, pero que todavía nos recuerdan los idéelas de paz y amor a través de una manilla de 5.000 pesos.
Si son los hippies y rockeros de vieja data los que todavía le dan ese toque contestatario a l lugar de encuentro de la comunidad católica senil de medalla.
La iglesia majestuosa llama la basílica metropolitana es observadora inmóvil de todo que en el centro de este maravilloso parque pasa, del consumo de drogas de la prostitucion, de la delincuencia, pero también del encuentro de personas que ven este lugar una forma de estadía tranquila, paradójicamente.

RECORRIDO URBANO
MORAVIA.

DIVERSIDAD CULTURAL
Basados en investigaciones generales y recorrido personal del barrio Moravia pudimos analizar de una manera crítica la diversidad de culturas que se encuentran en este barrio.
Podemos definir diversidad cultural como el grado de diversidad y variación tanto a nivel mundial como en ciertas áreas, en las que existe interacción de diferentes culturas, desde lo que pudimos ver podríamos decir que en este barrio existe multiculturalidad, desde los “pelaos” los bacanes del barrio hasta las señoras trabajadoras que son cabeza de hogar.
En este barrio se mezclan las culturas constantemente, en una cuadra podemos ver las casitas humildes que han ido mejorando su estructura, como las casas que siguen iguales sin ningún arreglo y pueden ser de alto riesgo para sus habitantes. Pero más allá de hablar de sus viviendas podríamos hablar de los diferentes tipos de personas que habitan este barrio como anterior mente decíamos hay multiculturalidad y esto se ve reflejado en los comportamientos, expresiones, formas de vestir y hasta los sitios que frecuentan.
Vale aclarar que este barrio es de bajos recursos y que sus habitantes se caracterizan por ser luchadores para conseguir lo necesario para vivir, se caracterizan además por tener negocios en sus casas, tener negocios en el área mas concurrida como el centro de la ciudad, o simplemente ser empleados de cualquier tipo de trabajo , no podemos generalizar que estas personas por ser de bajos recursos no tienen un alto cargo en una empresa. Podrían tenerlo sin ningún tipo de limitante. Algo importante que sabemos cómo personas es que hay un limitante para cierto tipo de personas en este barrio diríamos que las personas no van a gastar su dinero comprando ropa cara o artículos de lujo, ellos primero piensan en un montón de gastos mas necesarios los cuales deben de pagar. Es como un ejemplo de cómo las culturas están un poco marcadas según el estrato o tipo de procedencia.
En este barrio podría haber infinidades de culturas ejemplos: rockeros, rastas, raperos, hippies etc. Pero creemos que lo que mas se ve a nivel cultural en este tipo de barrios es la clase trabajadora personas comunes con unos estudios básicos como la primaria y el bachillerato. Algunos van mas aya y son estudiantes de alguna universidad. Pero en general pienso que cada persona tendrá su forma de ser y ver las cosas y creo que desde ese punto cada ser es como una cultura diferente además que es cambiante y se adapta a las necesidades que la sociedad impone.

CULTURA POPULAR
La cultura popular en este barrio también es muy variada podríamos dividir como culturas populares los géneros musicales y así poner a las personas en un grupo diferente motivado por sus preferencias y no solo motivado por la música también la religión, ser hincha de determinado equipo etc.
Cada persona tiene sus gustos pero en este tipo de barrio hay unos gustos mas marcados para digámoslo así esta comunidad. Un ejemplo seria que las señoras escuchan música popular por que vienen de familias de pueblos, que los jóvenes escuchan rap o reggaetón por la moda y por sus bailes exóticos, son unos ejemplos muy básicos pero en realidad tienen sentido.
Mas que todo queremos describir con nuestras palabras lo que entendemos y percibimos en este barrio, es como cualquier otro barrio popular que tienden a tener unos gustos mas marcados, unas tendencias populares llamadas así por que generan diferentes movimientos o formas de pensar.

KITSCH
El kitsch en este barrio se da de muchas maneras, arraigado a la posición social de la que hemos estado hablando, las personas especialmente de barrios populares tienden a ser un poco mas estrafalarios o llamativos a la hora de pintar sus casas, decorarlas, vestirse, peinarse , expresarse, hablar. Tienden a ser muy llamativos y hasta un modo más tranquilo de ver cosas que en otros barrios o países se ven como mal.
Recorriendo este barrio a simple vista se ve lo kitsch, y creemos que se da más que todo por la manera en que estas personas les ha tocado vivir, ellos simplemente hacen parte de unas costumbres traídas desde los campos y que se combinan con la ciudad, pero ellos no son consientes ni tienen la misma forma de pensar de nosotros y para ellos algo normal, para nosotros puede ser “mañe”.
Sacamos como conclusión que no está en el barrio lo kitsch, sino en las personas según su forma de pensar y ver, y que no solamente en barrios populares vemos cosas mañes en cualquier sitio para una persona algo es bonito para otra no.

DIVERSIDAD CIUDADANA.
a lo largo de todos estos conceptos la diversidad es clara, todos somos diferentes ya sea por costumbres, formas de pensar, maneras de ver las cosas, estrato social, barrio en que vivamos. Y todo ciudadano esta en su derecho en elegir a que cultura quiere pertenecer o como se quiere expresar o como nos hacemos ver. Es cuestión de mirar nuestro rededor y ver que tan diferentes somos así seamos de la misma ciudad o del mismo país.

GESTIÓN INSTITUCIONAL DE MORAVIA:
Moravia como zona de profundos problemas sociales, que van desde la pobreza y marginación social de sus habitantes hasta el hecho tan extraño de que es un asentamiento creado en un basurero.
Moravía es el sector urbano de Medellín con menos espacio por habitante, la media de la ciudad es de un metro, en Moravia solo llega a los 36 centímetros cuadrados.
Es un barrio estrecho para las personas que estén acostumbradas a vivir en ese sector de Medellín que tiene más de un metro cuadrado por habitante.
Siendo una zona periférica sus visitantes y habitantes pueden disfrutar de una panorámica de buena parte de la tasita de plata, e incluso el morro formado por la basura depositada en este barrio hace ya varios años.
Moravia paradójicamente genera algunos de sus empleos a partir de la recolección y recíclela de residuos sólidos, en especial caucho, botellas de gaseosas y cosas similares.
Dadas las problemáticas del sector la alcaldía con la ayuda de otras instituciones de nivel municipal y departamento como la universidad de Antioquia, universidad nacional de Colombia y su Facultad de Minas, el ITM en asociación con el Planetario han desarrollado programas para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.
En el derecho a lo monumental destacan el jardín botánico, antes llamado parque de la libertad, el parque explora, el edificio de extensión de la universidad de Antioquia, y el planetario que trabajo en asociación con el ITM.
Como espacios de encuentro y recreación esta el famoso centro de cultura de Moravia, lugar de reunión de niños, jóvenes y adultos de la zona que pueden desarrollar actividades de lúdica, música y algunas otras.
Algunas de las actividades que desarrolla el centro de desarrollo de Moravia son:
Visitas guiadas Permanente.
Recorridos urbanos Lunes a viernes.
Apoyo a la formulación de proyectos ambientales comunitarios (proceda) Permanente. Hora del cuento Lunes.

La casa de Pedro Nel Gómez, construida por el afamado pintor paisa, es ahora un lugar de encuentro para el arte. La alcaldía de Medellín lo apadrino hace varios años y con su apoyo y el de la las personas que trabajan en la casa del difunto maestro se han llevado a cabo salidas pedagógicas que buscan acercar a la comunidad al arte, como forma de conocer un mundo diferente a ese en el que les toco que vivir.
ALGUNAS DE LAS ACTIVIDADES DE LA CASA MUSEO PEDRO NEL GOMÉZ
Patio de Recreo
JUEGOS TRADICIONALES
10:00am a 4:00pm
CARRERAS DE OBSERVACIÓN
Entre las 10:00am y las 3:00pm
PROYECCIÓN
MUSEOS Y COHESIÓN SOCIAL.

WEB GRAFIA:
http://www.guiaturisticademedellin.com/index.php?option=com_content&view=article&id=56%3Aparque-bolivar&catid=6%3Acentro-historico&Itemid=1&lang=es
http://www.guiaturisticademedellin.com/index.php?option=com_content&view=article&id=90%3Amercado-de-sanalejo&catid=11%3Aotros-atractivos&Itemid=1&lang=es
http://www.eltiempo.com/colombia/antioquia/ARTICULO-WEB-PLANTILLA_NOTA_INTERIOR-6545607.html

BIBLIOGRAFIA:
BORJA, Jordi. La ciudad conquistada. Madrid: Alianza Editorial. 2005.
Colecciones Fotográficas: Corporación VIZTAZ, Palacio de la Cultural, Biblioteca Público Piloto.
GUZMÁN CARDENAS, Carlos: “Las nuevas síntesis urbanas de una ciudadanía cultural”. En: Organización de Estados Iberoamericanos.

Ensayo sobre la cultura en el Parque Bolívar

Alexis García Ahumada

Ensayo sobre la cultura en el Parque Bolívar

La diversidad de culturas en el parque de bolívar se evidencia desde el mismo momento en que uno hace su aparición en dicho lugar.
Se pueden observar sin mucho esfuerzo desde los humildes venteros hasta las prostitutas que venden sus servicios al frente de la casa de dios.
Es curioso la forma que se desenvuelven los que para mi son habitantes de este reconocido lugar de la ciudad. Si me parece Curioso poder observar una de las iglesias mas grandes de la tasita de plata y al mismo tiempo la decadencia de una ciudad que párese estar en decadencia perpetua, como si vivir para el placer fuera lo único que los habitantes de Medellín supieran hacer.
Es un lugar en que se reúnen los viejos a recordar cuando esto era uno de los lugar favoritos de la elite paisa, un lugar de música y comida solo para unos pocos y de drogas para unos muchos.
Un parque que nos muestra todavía esa cara de Medellín que se divide entre el pueblo y la urbe capitalizada.
Entre los negocios y las drogas se puede escuchar música del charrito negro, Darío Gómez y del inmortal Carlos Gardel. En medio de esos sonidos de otros tiempos, en esas canciones que hablan del amor, del odio, del rencor, Que el mundo fue y será una porquería ya lo sé… (¡En el quinientos seis en el dos mil también!).
El san alejo es una forma de darle una vida y aire distinto a un lugar tan tradicional como el parque bolívar. En el se dan cabida diferentes formas de pensamiento artístico de la ciudad, como lo son los que en su momento fueron conocidos como hippies y que hoy simplemente hacen parte de esa masa de mechudos de nuestra ciudad, pero que todavía nos recuerdan los idéelas de paz y amor a través de una manilla de 5.000 pesos.
Si son los hippies y rockeros de vieja data los que todavía le dan ese toque contestatario a l lugar de encuentro de la comunidad católica senil de medalla.
La iglesia majestuosa llama la basílica metropolitana es observadora inmóvil de todo que en el centro de este maravilloso parque pasa, del consumo de drogas de la prostitucion, de la delincuencia, pero también del encuentro de personas que ven este lugar una forma de estadía tranquila, paradójicamente.

La marihuana: Memorias del olvido

TOMADO DE LA REVISTA SOHO.COM.CO

Por: ANTONIO CABALLERO

El periodista más controvertido de Colombia escribe en exclusiva para SoHo un artículo sobre sus encuentros y desencuentros con la marihuana, y la manera como ésta le abrió las puertas a la libertad.

La primera vez que fume marihuana fue… ¿cuándo fue? No me acuerdo. La marihuana destiñe la memoria: no deja más que unos borrones blanquecinos, vagos como nubes, signos con tiza desdibujados sobre un tablero negro de pizarra.

Pero sí sé que la primera vez que fumé marihuana no era marihuana, sino haschisch, o hachís, o kif, como lo llaman en Marruecos, de donde provenía el de mi ceremonia iniciática. El haschisch de los moros es la misma sustancia que en India llaman charas, y es más potente que la ganja y que el simple bhang. Es la resina pura de la cannnabis índica, subespecie de la sativa que, a su vez, etcétera, etcétera. En fin: las notas eruditas se las pueden saltar. Digo que la primera vez que fumé marihuana no era marihuana porque en París, donde yo vivía por entonces, no la había. Había kif marroquí, que se fumaba en pipa. No me gustó. Recuerdo el humo azul, tirando a verdoso, curiosamente horizontal. Era invierno, hacía frío. El sabor caliente y metálico de la pipa me secó la garganta. Me dio algo parecido a la náusea. Me acosté tiritando.
Meses más tarde, en Colombia, fumé marihuana de verdad, hierba de la Sierra Nevada. O sea —nota erudita—, bhang, que se obtiene por la trituración de hojas, tallos y semillas. Me encantó el olor, me gustó el sabor, y el crepitar de las semillas que a veces estallaban en el interior del grueso varillo de papel de Biblia. Recuerdo que —sí, señores: recuerdo: porque la marihuana borra la memoria, pero a la vez la exalta, como exalta y agudiza los sentidos a la vez que parece adormecerlos y embotarlos: el tacto, el gusto, el olfato, el oído (la vista no)—, recuerdo que en ese tiempo podía uno encontrar en todas las esquinas de Bogotá, como hoy encuentra mandarinas o cigarrillos de contrabando, marihuana de muchas clases: ‘uña de gato’, ‘punto rojo’, ‘Santa Marta Golden’. La vendían unas señoras rollizas y coloradas en envoltorios de papel periódico que pesaban, a ojo, media libra: áspera, dulzona y aromática. Me gustó, ya digo. Pero más que por el placer directo del sabor, el aroma y el color del humo, porque daba acceso a otros placeres. Como todas las drogas más o menos alucinógenas, la marihuana es una puerta. The Doors of Perception (Las puertas de la percepción), tituló Aldous Huxley un libro que fue famoso en aquellos años en el que contaba sus experiencias con drogas sicoactivas.

La marihuana abría puertas al mundo físico y al mental, a los apetitos y a las curiosidades: a la música, el sexo, a la meditación, al sonido y al sentido de las palabras; incluso puertas al hermético —para mí— reino de las matemáticas puras. Recuerdo —¿ven ustedes que sí tengo recuerdos? Y eso que hablo de cosas de hace casi 40 años— que un día, abierta mi conciencia por la hierba, supe inventar (o descubrir, no sé), una serie de números naturales hasta entonces no encontrada ni concebida por nadie. Una serie, por supuesto, infinita (la hierba abre las puertas del infinito con asombrosa facilidad; de otra droga, la mezcalina, decía el poeta Henri Michaux que es “un mecanismo de infinito”), construida sobre el crudo modelo de la de los números primos y constituida por todos los números enteros que no son divisibles ni por sí mismos ni por la unidad. Una serie impensable y que, sin embargo, pude pensar. Aunque después no encontré ningún número que cupiera en ella. Sin duda no busqué lo bastante. La marihuana tiene también eso: que uno se distrae y piensa en otra cosa, y se le olvida, y se va.

Hablo de las matemáticas, pero mencioné también la música. En esos años finales de los 60 y principios de los 70 eran muchos los marihuaneros que sólo fumaban marihuana para escuchar música. De todo: los entonces todavía jóvenes Rolling Stones, el ya viejo Johann Sebastian Bach, la inmemorial quema boliviana del altiplano, las novedosas mezcolanzas electrónicas de instrumentos occidentales made in Japon. Yo la fumaba además para ‘componer’ música, con el mérito añadido de no tener oído musical: todo lo daba la hierba por sí sola. Una noche compuse en la cabeza —letra y música— una canción de los Beatles, en inglés. Y otra tarde una sonata —sólo música, pero en alemán— de Mozart. Por no saber notación musical, ni inglés, ni alemán, todo eso quedó inédito. Y además —sí, lo reconozco: la marihuana es traicionera— lo he olvidado.

Sólo yerba

Con la marihuana se ganan cosas, y otras se pierden para siempre.
El sexo. La traba de la hierba, que refleja las tensiones y afina los sentidos, que expande el tiempo y a veces inclusive llega a inmovilizarlo, eternizando el instante, es una excelente herramienta sexual. Estoy hablando de aquellos años felices, privilegiados en la historia de la humanidad, en que el sexo no sólo era libre, por la relajación de las costumbres y el abandono de los valores familiares que tanto preocupaban a los Papas de Roma y a los presidentes de Estados Unidos, sino que además no era peligroso. Los antibióticos habían convertido la antes temible sífilis en un juego de niños, y aún no existía el sida. Todo eso duró poco, y se acabó cuando Papas y presidentes consiguieron por fin inventar y propagar el sida para meter en cintura la corrupción moral de la juventud de Occidente. Luego vendría, también de la mano de esos sombríos personajes, la ‘guerra frontal contra las drogas’: el cierre definitivo de las puertas abiertas.

Pero había más. Yo, por ejemplo, consumí buena parte de esos años de traba jugando al ajedrez. Bajo los efectos de la marihuana, una partida podía durar días enteros, como las de Spasski y Fisher. Tal vez no salía tan buena como esas —pues para jugar al ajedrez no basta con drogarse: es necesario además saber jugar al ajedrez—. Pero lo parecía. El ajedrez no es como el billar, digamos: en el billar, cuando uno juega trabado, puede imaginar deslumbrantes carambolas a tres bandas que desafían las leyes de la geometría: pero las intenta, y no salen. En cambio en el ajedrez se demora uno horas, o días, o incluso meses, en darse cuenta de que eso que parecía una defensa siciliana no era una defensa siciliana. Pero, insisto, lo parecía. La hierba crea ilusiones: puertas que tal vez no lo sean en realidad, pero que lo parecen. Visto desde la sobriedad, un enmarihuanado puede parecer un perfecto imbécil, riéndose dulce y locamente de cosas que no existen. Pero, ¿que importa que no existan, si se ríe? Vuelvo a Henri Michaux:, que en sus años tardíos abandonó la experimentación con mezcalina como inspiración de cuadros y poemas, y calificó los efectos alucinatorios de la droga de “miserable miracle”. Miserable, tal vez; pero también milagro.

Un milagro en el filo de la muerte. De nuevo hablo de ilusión: de una muerte ilusoria, pues la marihuana es completamente inofensiva (a diferencia de, pongamos por caso, la aspirina: en Estados Unidos mueren más de 500 personas al año por hemorragias inducidas por un excesivo consumo de aspirina). La muerte ilusoria de la llamada pálida. La primera vez que a mí me dio la pálida creí que me estaba muriendo, o que quizás ya estaba muerto. No podía mover ni un párpado. Me sorprendía ver que los que estaban conmigo en ese trance no me prestaban la menor atención: seguían riéndose de sus cosas de idiotas. Pero en mi sorpresa no había ni rencor ni reproche: que se rían de sus cosas mientras yo aquí me muero: ya morirán ellos también.
Luego no me morí, o al menos no me he muerto todavía. Pero conocí la muerte, como había conocido la defensa siciliana en el ajedrez, sin conocerla en realidad. El miserable milagro de la hierba transmuta la realidad en ilusión, como quien convierte el agua en vino. Y ese fue, conviene recordarlo, el primer milagro que hizo Jesucristo, a instancias de su madre, con ocasión de las bodas de Caná. Después vendrían otros, más prácticos, más utilitarios: sanar a los paralíticos, devolverles la vista a los ciegos, exorcizar a los endemoniados. Pero ese primer milagro consistió en conceder la ebriedad: en abrir puertas.

Abriendo puertas

The doors of perception. Una banda de músicos de aquel entonces se llamaba así, The Doors, explícitamente por eso: porque usaba drogas. Su cantante, Jim Morrison, murió luego de una sobredosis de algo.

De una sobredosis de adulteración del algo que fuera, porque las drogas no matan por sí mismas. Ni las llamadas blandas, como la marihuana, ni las llamadas duras, como la heroína. Son mucho más nocivas las drogas lícitas que las ilícitas: el alcohol, el tabaco, el válium, el prozac, la mismísima aspirina. Lo que mata en las drogas prohibidas es justamente el hecho de que están prohibidas; lo cual conduce, entre otros muchos males, a que sean adulteradas con toda suerte de sustancias, desde la cal de las paredes hasta la estricnina de las ratas, por los gángsters que manejan el negocio. Y si lo manejan gángsters es justamente porque es un negocio prohibido.

¿Y por qué están prohibidas, si son inofensivas e inclusive benignas? La marihuana, por ejemplo, no sólo es una abridora de puertas de la mente y del cuerpo, sino que tiene además toda suerte de usos medicinales. Desde hace cinco mil años, desde los tiempos del emperador Chen Nun, los chinos la han usado como analgésico para los dolores reumáticos y para curar el estreñimiento. Y actualmente, en los propios Estados Unidos que en teoría la prohiben, se usa para tratar achaques tan variados como el glaucoma y la epilepsia, la esclerosis múltiple, los calambres menstruales, la náusea producida por las quimioterapias para el cáncer, la anorexia; veinte más. Pues resulta que las drogas, aunque sean inofensivas y útiles para la medicina, están prohibidas porque son peligrosas para las autoridades. Porque son un camino de libertad, y en consecuencia se oponen al orden establecido, que está establecido sobre la pasión de prohibir: de controlar.

Son peligrosas para las autoridades: de ahí la falacia, inventada por las autoridades, de que son peligrosas para quienes las usan. Y lo son, sin duda: nada es inocuo; si no produjeran ningún efecto, no serían drogas. Pero esa falacia se ha inflado desmesuradamente hasta convertirse en absurda y criminal “guerra frontal contra la droga” en la cual se han embarcado todos los gobiernos del mundo encabezados por Estados Unidos, porque a las autoridades no les conviene que los individuos sean libres. No pueden tolerarlo, porque va en contra de su esencia. En consecuencia, el uso de las drogas, que liberan, ha sido calificado por las autoridades como un delito, como una enfermedad, como un pecado, algo que debe ser prohibido, y castigado.

Vino, pues, la guerra frontal contra la droga, decretada por el gobierno norteamericano de Richard Nixon. El consumo de drogas, por supuesto, aumentó, se diversificó, y creció el negocio. Pero esa es una historia larga y complicada. Aquí voy a hablar solamente del efecto que esa guerra tuvo sobre la marihuana que fumaba yo. La acabó.
Yo fumaba, como he dicho, hierba de la Sierra Nevada de Santa Marta, que era, decían, la mejor del mundo. La primera medida de la nueva guerra que afectó a Colombia fue la fumigación con paraquat, un defoliante que les había sobrado a los norteamericanos de la guerra del Vietnam, de las plantaciones de la Sierra. Entre estas y la fumigación fueron arrasadas nada menos que 150 mil hectáreas de bosques de la Sierra, y la hierba que allá se producía quedó envenenada durante años. Ahora sí era perjudicial para la salud. La consecuencia fue que, si hasta entonces los marihuaneros gringos compraban su hierba a los marimberos colombianos, a partir de entonces los marihuaneros colombianos tuvimos que empezar a comprar hierba norteamericana de importación: la famosa ‘sinsemilla’ de California, gracias a la cual los Estados Unidos se convirtieron pronto en lo que siguen siendo hoy: el primer productor y el primer exportador (además del primer consumidor) de marihuana del mundo.

Ese resultado me pareció perverso; y, si había sido deliberadamente buscado, me pareció diabólico. Es cierto que, con el paso del tiempo, la producción colombiana de hierba se ha recuperado considerablemente, ayudada entre otras cosas por el cambio de énfasis en la guerra antidrogas: se empezó a considerar más importante destruir las plantaciones de coca (y posteriormente también de amapola), y la marihuana fue dejada relativamente en paz. Pero consideré intolerable la idea de que mis pesos se transformaran en dólares que, a través de los impuestos de los marimberos californianos, ayudaran al gobierno de Estados Unidos a mantener la guerra. Y dejé de fumar marihuana.

Me dediqué, en cambio, a escribir contra la política de los gobiernos de Estados Unidos. Es otra droga. Otra puerta hacia la libertad.

“La pornografía no es una enfermedad”

TOMADO DE LA URBE DIGITAL

José Andrés Ardila Acevedo

joanar89@hotmail.comEsta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Taller de medios I

Pidió que en este artículo se le llamara Rocco Sifreddi, pero no es una escogencia arbitraria porque en su cuarto señala la carátula de una película DVD, en la que aparece Rocco Siffredi, un ícono del cine porno por dos razones: por el tamaño de su pene y porque aguanta como nadie cuando se trata de sexo. El tipo, además, es un director y productor creativo. Ha hecho escuela, incluso. Mejor dicho, es un referente de la industria en todo sentido.

El de la portada es un hombre maduro, rubio, fuerte. Aparece en el centro de la carátula, desnudo, tendido sobre una tabla de surf, exhibiendo, orgulloso, sus 26 centímetros. En el mundo del porno se le conoce como “El semental italiano”. Desde el 87 hasta la fecha ha rodado 1.300 películas que respaldan su reputación. Por otro lado, este Rocco, el de esta entrevista y que señala la foto de la portada, tiene 26 años y está próximo a graduarse de antropólogo. Y, pese a su deseo de emular a aquel porno estrella italiano, es un hombre extremadamente flaco, tan mestizo como el colombiano promedio, más bien bajito, de mirada esquiva y manos en los bolsillos, que habla lento, en voz baja, como a quien se le escapa un pensamiento por error.

“La gente relaciona de inmediato la pornografía con una especie de enfermedad mental. Muchas personas, educadas incluso, piensan que alguien que consume porno es un enfermo. Por lo general, son las mismas personas que creen que masturbarse es una aberración, que los maricas se van al infierno y que todo espermatozoide es un bebé”, afirma el fanático.

Cuenta la historia de una película producida en Estados Unidas en los años 70, y que en España la llamaron ‘Alicia en el país de las pornomaravillas’. Aunque fue hecha con toda la intención de ser una película pornográfica y fue producida además por uno de los grandes del porno de la época, Bill Osco, se convirtió en poco tiempo en una película de culto del cine independiente “porque a un grupo de personas, amparadas en el furor de la libertad sexual de la época, se le ocurrió que eso era cine arte. Todo se reduce, entonces, a la predisposición de la mente. Yo soy un entusiasta del cine porno de la misma forma que vos podés serlo del cine de ciencia ficción o de terror”, dice sin tapujo este Rocco Siffredi.

De La Urbe Digital: Pero debe haber una diferencia. Un fanático del cine de terror tiene sus razones para preferir este género por sobre el cine documental, por ejemplo.

Rocco Siffredi: Claro. El fanático del cine de terror, primero, en el plano más básico, busca unas emociones que no encontrará en ningún otro género. Obvio: quiere sentir miedo. Desde el sentido común ¿tiene lógica que alguien busque que lo aterren, que le hagan aferrarse a la silla, subir el ritmo cardiaco, gritar como un desesperado y que, además, tenga que pagar por eso? Yo no creo. Pero, afortunadamente, en el arte no todo es cuestión de lógica. Alguien dirá que en el arte se busca vivir una experiencia estética. Pero yo creo que fundamentalmente se busca placer. Y para eso creo que hay, mínimo, tantas formas como hombres en el mundo. Entonces, lo que yo busco en el cine porno. ¿Que por qué no me consigo una novia?, dirá alguien. Una cosa no excluye a la otra. El Marqués de Sade escribió algo muy a propósito… sobre la consciencia y los prejuicios.

Rocco se levanta de la silla y va hasta la repisa ubicada al lado del computador. En la repisa hay una pila de libros, libretas y papeles desordenados. Revisa las libretas con afán. Luego va hasta el nochero, mira en el cajón y regresa a la repisa. Revisa nuevamente las libretas, esta vez se detiene con una, pasa algunas hojas y regresa a la silla.

RS: Esto creo que es de las Las 120 jornadas de Sodoma: “‘Vamos a darnos indiscriminadamente a todo lo que sugieren nuestras pasiones y siempre seremos felices. La conciencia no es la voz de la naturaleza, sino sólo la voz de los prejuicios’. A esto es exactamente a lo que me refiero”.

DLUD: Más de un crítico de cine no va estar de acuerdo…

RS: ¿Y? Ahí no puedo hacer nada. Muchos de esos críticos a duras penas pueden lidiar con sus propios egos (…) Yo pienso que el porno cumple con algo, esa es una virtud que nadie puede negar.

DLUD: ¿Cuál es tu película favorita?

RS: Tengo varias… Me gustan sobre todo las parodias. “Alicia en el país de las pornomaravillas” es una muy buena. En general, las parodias de cuentos infantiles tienen una gracia especial. Hay una italiana, muy vieja también, producida por Aldo Sachetti, que se llama “Las aventuras eróticas de Caperucita Roja”. Es muy divertida. Las mujeres son feas, la mamá de caperucita tiene unas tetas asquerosamente grandes y los actores tampoco es que sean los más esculturales, hasta un par de enanos aparecen por ahí, pero tiene una gracia especial (…) Está también el clásico de clásicos: “Garganta profunda”.

Rocco se reconoce como un coleccionista moderado. En su pequeño cuarto de pensión, en una caja de cartón, tiene cerca de 200 DVD con largometrajes pornográficos. Doce tacos de VHS y tres de Betamax que conserva por puro fanatismo, porque además de no tener los aparatos para verlos, posee las respectivas copias digitales. Todo esto sin contar los archivos del computador y las revistas que considera harina de otro costal.

RS: Si hay que echarle la culpa a alguien, es a mi papá (risas). Cuando tenía como 12 años, encontré entre los libros de él una revista porno. Por un tiempo, la miraba a escondidas. Mi papá no se dio cuenta sino hasta el día se me dio por llevarla al colegio, para mostrársela a mis amigos. Alguien nos delató con la directora de grupo. Yo dije de una que esa revista era de mi papá (risas). Obviamente, lo llamaron para hablar con él… y no era difícil encontrarlo porque era profesor allá mismo. Me hice a la idea de que me esperaba una ‘pela’ épica al regresar a la casa, pero él no me dijo ni una palabra al respecto. Por aquellos días no supe que mi papá no era capaz de darme la cara por pura vergüenza. El ‘crimen’ terminó impune y la revista desapareció para siempre.

CIFRAS

TOMADO DE LA REVISTA SEMANA

1.440 millones
CIFRA De millones de personas en el mundo viven con menos de 1,25 dólares diarios, es decir, en condiciones de extrema pobreza. Así lo reveló la ONU en su informe anual sobre desarrollo humano, en el que analizó los efectos de la crisis financiera de 2008, que calificó como la peor de varias décadas por destruir 34 millones de empleos.

Silencio, estoy comiendo
GASTRONOMÍALa vista, el gusto y el olfato desempeñan un papel crucial en el sabor de la comida, pero poco se sabe del rol del sentido del oído.
Sábado 6 Noviembre 2010

La vista, el gusto y el olfato desempeñan un papel crucial en el sabor de la comida, pero poco se sabe del rol del sentido del oído. Andy Woods, un científico de Unilever en Londres, reclutó a 48 estudiantes de la Universidad de Manchester para averiguarlo. Los participantes consumieron diferentes tipos de comida mientras escuchaban un ‘ruido blanco’ (como el del televisor análogo cuando no está sintonizado) o un sonido suave. Cada persona debía describir si la comida era dulce, salada o agradable. Woods encontró que la comida tenía menos sabor en las condiciones ruidosas, y por lo tanto demostró por primera vez que el ruido del ambiente afecta la manera en que se disfruta la comida. Aunque esa no era la intención, muchos han comprendido ahora por qué la comida en los aviones resulta insípida.

SALUDInvestigadores en Alemania desarrollaron un implante de retina que les devolvió parte de la vista a tres personas ciegas.
Sábado 6 Noviembre 2010

Investigadores en Alemania desarrollaron un implante de retina que les devolvió parte de la vista a tres personas ciegas. Se trata de un dispositivo conocido como implante subretiniano, con un microprocesador de tres por tres milímetros, que reemplaza los receptores de luz que se pierden cuando se degenera la retina. Gracias a este avance, uno de los sujetos pudo identificar y encontrar objetos en una mesa, moverse por una habitación, acercarse a la gente, leer la esfera de un reloj y distinguir tonos de gris. El implante ayudaría a cerca de 200.000 personas en el mundo que tienen una enfermedad degenerativa conocida como Retinitis Pigmentosa, en la que fallan los receptores de luz del ojo. Aunque todavía no se puede aplicar de forma masiva, es un adelanto sin precedentes en el tema de prótesis visuales. La investigación fue publicada en Proceedings of the Royal Society B.

España busca eliminar la primacía del apellido paterno

Gerardo Lissardy

Madrid
BBC MUNDO

La tradicional prevalencia del apellido del padre sobre el de la madre en los hijos caducará en España si se aprueba una reforma legal en el país impulsada por el gobierno, que comienza su trámite en el Parlamento.

El proyecto establece que las parejas que esperan un hijo deberán precisar qué apellido llevará el bebé y, en caso de falta de acuerdo o de especificación, prevalecerá el orden alfabético entre el paterno y el materno.

La reforma aprobada en julio por el Consejo de Ministros español procura de ese modo fomentar la igualdad entre la mujer y el hombre al momento en que los hijos reciben el nombre de sus padres.

El proyecto también elimina cualquier referencia al estado civil de los padres que inscriban hijos, es decir, si están casados o no.

La iniciativa surge en un contexto de transformación socio-cultural del concepto de matrimonio en España, donde cae la tasa de nupcialidad y aumentan las parejas que cohabitan o tienen hijos sin casarse.

clic Opine: ¿cuál apellido utilizar?
Orden alfabético

La legislación española actual consagra la prevalencia del apellido paterno sobre el materno siempre que los progenitores no especifiquen lo contrario o carezcan de un acuerdo al respecto.

La propuesta de cambiar esto está incluida en una reforma del Registro Civil español que promueve el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

“En caso de desacuerdo o cuando no se hayan hecho constar los apellidos en la solicitud de inscripción, el encargado del Registro Civil determinará la elección de los apellidos según su orden alfabético”, indica el proyecto.

Está previsto que, si resulta aprobado, el proyecto entre en vigor dentro de dos años.

Pero la idea ya suscita polémica en España, con el opositor Partido Popular que anuncia su rechazo y expertos que advierten que con el tiempo podrían prevalecer los apellidos que empiecen por las primeras letras del alfabeto.
Menos y más tarde

El proyecto de ley asemeja de hecho además los matrimonios a cualquier otra relación de pareja a la hora de inscribir hijos, ya que elimina las referencias al estado civil de los padres.

La proporción de hijos de parejas no casadas en España se duplicó en la década transcurrida entre 1998 y 2008, para ubicarse casi en 32% del total, informó Eurostat, la oficina estadística europea, en septiembre.

Los españoles se casan cada vez menos y más tarde

Juan Ignacio Martínez Pastor, profesor de sociología de la Universidad Nacional a Distancia (UNED)

Eso ubicó la tasa española de hijos nacidos fuera del matrimonio cerca de la media europea de 35%.

Los expertos creen que esto es parte de una cambio profundo de las relaciones de pareja en la sociedad española.

“Los españoles se casan cada vez menos y más tarde”, explicó Juan Ignacio Martínez Pastor, profesor de sociología en la UNED de Madrid y autor del libro “Nupcialidad y cambio social en España” (2009).

En diálogo con BBC Mundo, Martínez Pastor dijo que esto se debe en gran medida a una variación en las prioridades de las mujeres españolas, más preocupadas que antes por sus carreras profesionales y menos por formar una familia.
Hijos y cohabitación

El número de nuevos matrimonios celebrados en España cayó 10,8% sólo el año pasado, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que acentuó una tendencia a la baja desde 2004.
Muñequitos torta

La tasa de bodas española se encuentra por debajo de la media europea.

Con 175.952 matrimonios celebrados durante 2009, la tasa de nupcialidad española cayó a 3,8 por cada mil habitantes, por debajo de la media europea de 4,9 del año previo, la última registrada por Eurostat.

Esto coincidió con una baja de 5% en la tasa de natalidad del país, después de una década de aumento impulsada en buena medida por los inmigrantes.

Estas variaciones también en medio de una crisis económica que ha golpeado especialmente a los jóvenes españoles, cuyo índice de desempleo ronda el 40%, el doble de la media europea.

Esto y el hecho de que quienes empiezan a trabajar en España lo hacen a menudo sujetos a un contrato temporal, supone que la estabilidad financiera para sustentar un techo sea casi un lujo para los jóvenes en el país.

Martínez Pastor dijo que pese a todas las dificultades la cohabitación de parejas no casadas tiende a crecer en el país y actualmente tres de cada diez varones españoles de entre 30 y 34 años que convive en pareja es soltero.

“La cohabitación va a seguir aumentando en España cuando pase la crisis, y va a aumentar mucho”, aseguró.

TOMADO DE LA BBCMUNDO.CO.UK